¿Cómo se mide la intensidad de un huracán?

Introducción

Cuando un huracán se acerca a una zona habitada, lo primero que se piensa es en la intensidad del mismo. Pero, ¿cómo se mide realmente la intensidad de un huracán? En este artículo, hablaremos sobre las diferentes escalas y medidas que se utilizan para evaluar la fuerza de estos fenómenos naturales.

La clasificación de los huracanes

Antes de hablar de las diferentes escalas y medidas, es importante entender cómo se clasifican los huracanes. La clasificación la determina la velocidad del viento que alcanza la tormenta. La escala utilizada es la Escala de Saffir-Simpson, que consta de cinco categorías. A continuación, se encuentran las descripciones de cada categoría.

Categoría 1

Los huracanes de categoría 1 tienen vientos que van desde los 119 a 153 km/h. Pueden causar daños a techos, árboles y ventanas, pero generalmente no causan grandes daños estructurales.

Categoría 2

Los huracanes de categoría 2 tienen vientos que van desde los 154 a 177 km/h. Pueden causar daños significativos en edificaciones, roca-llores y árboles, y también pueden provocar cortes de energía de duración prolongada.

Categoría 3

Los huracanes de categoría 3 tienen vientos que van desde los 178 a 209 km/h. Pueden causar daños severos a edificaciones, incluyendo estructuras de paredes fuertes y techos, y pueden provocar inundaciones significativas en áreas costeras.

Categoría 4

Los huracanes de categoría 4 tienen vientos que van desde los 210 a 249 km/h. Pueden causar daños catastróficos a edificaciones, y pueden provocar inundaciones extensas en áreas costeras.

Categoría 5

Los huracanes de categoría 5 tienen vientos que superan los 252 km/h. Pueden causar daños catastróficos a edificaciones, e inundaciones severas en áreas costeras. Aunque la Escala de Saffir-Simpson es útil para clasificar los huracanes, esta no mide toda la intensidad de la tormenta. La medida que se utiliza para medir la fuerza del viento es solo uno de los factores que se consideran al evaluar el potencial destructivo de un huracán.

Medidas adicionales

Poder de destructividad de los ciclones tropicales

El Poder de Destructividad de los Ciclones Tropicales, o PDT, es una medida que utiliza la duración y la fuerza del viento para evaluar la intensidad del huracán. Esta medida se calcula sumando las velocidades del viento cada seis horas durante la vida de la tormenta, y multiplicándolas por sí mismas. El resultado es un número que indica cuánta energía se generó durante el período de tiempo que estuvo activa la tormenta. El PDT es una herramienta útil para comparar la intensidad de diferentes huracanes, ya que tiene en cuenta la duración de la tormenta y todos los períodos de viento fuerte. Sin embargo, el PDT no se utiliza para clasificar los huracanes, sino que es solo una medida adicional.

Presión barométrica

La presión barométrica es otra medida que puede utilizarse para evaluar la intensidad de un huracán. La presión barométrica se mide en hectopascales (hPa), y se utiliza para calcular la fuerza del huracán. Cuando la presión barométrica es más baja, el huracán se considera más fuerte. El huracán con la mayor presión barométrica registrada fue el tifón Tip en 1979, que alcanzó una presión mínima de 870 hPa. En general, cualquier huracán que tenga una presión barométrica menor a los 920 hPa es considerado extremadamente peligroso.

Conclusiones

En conclusión, la Escala de Saffir-Simpson es una buena medida para clasificar los huracanes en función de la velocidad del viento, pero se deben tener en cuenta otras medidas de la intensidad de la tormenta. El PDT y la presión barométrica son dos factores adicionales que pueden utilizarse para evaluar la fuerza de un huracán. Sin embargo, lo más importante no es la medida, sino la preparación. Todos los huracanes pueden ser peligrosos, incluso los de categoría 1, por lo que es esencial seguir las instrucciones de las autoridades, tener un plan, y estar preparado para lo peor.