prediccionesmeteorologicas.com.

prediccionesmeteorologicas.com.

Tifón Vs. Huracán: ¿qué los hace diferentes?

Tifón Vs. Huracán: ¿qué los hace diferentes?

Introducción

Los desastres naturales pueden ser devastadores para las regiones que los enfrentan. A menudo se producen debido a las condiciones climáticas severas que impactan la vida humana, la economía y el medio ambiente. Uno de los desastres más comunes son los huracanes y los tifones. Ambos son tormentas ciclónicas y se producen en varias partes del mundo. Sin embargo, tanto los tifones como los huracanes tienen características diferentes que los hacen únicos. En este artículo, vamos a desentrañar las características de ambos fenómenos y descubrir qué los hace diferentes entre sí.

Origen

Los tifones y los huracanes son tormentas ciclónicas que se originan a partir de una combinación de alta presión y baja presión en la atmósfera. Los huracanes se originan en el Océano Atlántico y el noreste del Océano Pacífico. En cambio, los tifones se originan en el noroeste del Océano Pacífico, en las regiones cercanas a Japón y Filipinas. Ambos son causados por el calentamiento de la superficie del mar y la evaporación, lo que conduce a la formación de grandes áreas de baja presión en la atmósfera.

Intensidad

Los tifones y los huracanes son conocidos por su intensidad y la velocidad del viento que traen consigo. Las tormentas más fuertes tienen vientos que superan los 200 km/h. La escala de medición utilizada para medir la intensidad de una tormenta es diferente en ambos fenómenos. Para los tifones, se utiliza la escala de intensidad de viento de Okinawa. Mientras que para los huracanes, se utiliza la escala de Saffir-Simpson.

Escala de intensidad de viento Okinawa

Esta escala clasifica la intensidad de los tifones de acuerdo con la velocidad del viento. Hay cuatro clasificaciones en esta escala: I, II, III y IV. La velocidad del viento para cada categoría es la siguiente: - Categoría I: velocidad de viento de 118 km/h a 139 km/h. - Categoría II: velocidad de viento de 140 km/h a 176 km/h. - Categoría III: velocidad de viento de 177 km/h a 215 km/h. - Categoría IV: velocidad de viento de 216 km/h a 252 km/h.

Escala de Saffir-Simpson

Por otro lado, la escala de Saffir-Simpson tiene cinco categorías. Cada categoría representa una velocidad de viento y una cantidad de daño potencial. La velocidad del viento para cada categoría es la siguiente: - Categoría 1: velocidad de viento de 119 km/h a 153 km/h. - Categoría 2: velocidad de viento de 154 km/h a 177 km/h. - Categoría 3: velocidad de viento de 178 km/h a 209 km/h. - Categoría 4: velocidad de viento de 210 km/h a 249 km/h. - Categoría 5: velocidad de viento de más de 249 km/h.

Ubicación

Otra diferencia entre los tifones y los huracanes es su ubicación geográfica. Los tifones se producen en la región noroeste del Océano Pacífico, mientras que los huracanes se originan en el Océano Atlántico. Los huracanes también se producen en el noreste del Océano Pacífico y en el Caribe. Los tifones afectan principalmente a países como Filipinas, Japón, Taiwán, China y Vietnam. Los huracanes, por otro lado, afectan a las regiones costeras de América del Norte, Centroamérica y el Caribe.

Temporada de huracanes y tifones

La temporada de huracanes y tifones varía según la región. La temporada de huracanes en el Atlántico se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre. En el Pacífico este, la temporada de huracanes se extiende del 15 de mayo al 30 de noviembre. La temporada de tifones en el Pacífico occidental es de mayo a noviembre. En general, las tormentas ciclónicas son más comunes durante los meses de verano y otoño.

Impacto en la vida humana

Las tormentas ciclónicas como los tifones y los huracanes pueden tener un gran impacto en la vida humana. Estos fenómenos pueden causar inundaciones, deslizamientos de tierra, cortes de energía, destrucción de infraestructuras importantes como carreteras, puentes y aeropuertos. Además, también pueden causar lesiones y muertes. De hecho, los huracanes Katrina e Irma y el tifón Haiyan son algunos de los desastres naturales más mortales y destructivos de la historia.

Inundaciones

Las inundaciones son uno de los efectos más comunes de las tormentas ciclónicas. Las fuertes lluvias pueden causar que los ríos, arroyos y lagos se desborden, dando lugar a crecidas repentinas. Los huracanes Katrina y Harvey son dos de los ejemplos más recientes de huracanes que causaron inundaciones significativas.

Deslizamientos de tierra

Otro efecto secundario de las tormentas ciclónicas son los deslizamientos de tierra. Las lluvias torrenciales saturan el suelo y pueden hacer que las superficies empinadas colapsen, lo que provoca deslizamientos de tierra y corrimientos. El tifón Haiyan, en Filipinas, en 2013, causó muchos deslizamientos de tierra que provocaron muertes e interrumpieron las operaciones de rescate.

Cortes de energía

La tormenta también puede provocar cortes de energía que afecten la vida cotidiana. Los vientos extremadamente fuertes pueden arrancar líneas eléctricas y dejar a las personas sin electricidad durante días. Los equipos de recuperación también pueden tener dificultades para restaurar el suministro eléctrico debido a la falta de accesibilidad en áreas afectadas.

Infraestructuras dañadas

Las tormentas ciclónicas también pueden dañar infraestructuras muy importantes como puentes, carreteras y aeropuertos. Estos efectos secundarios pueden dificultar el trabajo de los equipos de rescate y también impedir el acceso a las áreas afectadas. El huracán Andrew, en 1992, fue uno de los más destructivos que causó graves daños a las infraestructuras de Miami y los cayos.

¿Cuál es la diferencia entre un tifón y un huracán?

Aunque tanto los tifones como los huracanes son tormentas ciclónicas que comparten características similares, existen algunas diferencias significativas entre ellos. La principal diferencia es la ubicación geográfica en la que se originan. Los tifones se originan en el noroeste del Océano Pacífico, mientras que los huracanes se originan en el Océano Atlántico. Otra diferencia es la escala utilizada para medir la intensidad de cada tipo de tormenta. La escala de Saffir-Simpson se utiliza para los huracanes, mientras que la escala de intensidad de viento de Okinawa se utiliza para los tifones.

Conclusión

Las tormentas ciclónicas pueden ser extremadamente peligrosas y tienen el potencial de causar daños significativos a la vida humana, la economía y el medio ambiente. Aunque tanto los tifones como los huracanes son tipos de tormentas ciclónicas, existen diferencias significativas en términos de ubicación geográfica y escala de intensidad. Es importante que las personas que viven en regiones propensas a tormentas ciclónicas estén preparadas y sepan cómo actuar en caso de un desastre natural. Los gobiernos también deberían estar preparados para ayudar a las comunidades afectadas y promover la prevención de desastres en la medida de lo posible.